Inicio » Alquiler con opción a compra ¿Cómo funciona y cuáles son sus ventajas?

Alquiler con opción a compra ¿Cómo funciona y cuáles son sus ventajas?

by FT INVERSIÓN
146 views
alquiler con opcion a compra

¿Sabes qué es el alquiler con opción a compra? Descubre todo sobre este modelo de contrato de arrendamiento y cuáles son sus ventajas.

Durante la época de la burbuja inmobiliaria, comprar un piso en ciudades como Madrid o Barcelona era una hazaña muy complicada y muy costosa, especialmente para las personas más jóvenes.

Por ello, surgió el tema de los pisos de alquiler con opción a compra, como alternativa pensada especialmente para este sector de la población.

Como su mismo nombre indica, un alquiler con opción a compra es una posibilidad de arrendamiento de una vivienda con una opción a compra del inmueble incluida en las cláusulas, y que actualmente sigue siendo una opción de interés para muchos inquilinos y propietarios.

En este artículo vamos a explicar cómo funciona el alquiler con opción a compra y así, despejar todas tus dudas.

¿Qué significa hacer un contrato de alquiler con opción a compra?

Hoy en día, alquilar con opción a compra resulta ser una alternativa empleada para aquellas personas que quieren comprar una vivienda, pero que al momento no cuentan con la liquidez, avalistas o alguna opción de hipoteca, y aun así, sí tienen interés y están esperando un buen momento para comprar un piso.

“Según las condiciones fiscales de cada persona le podría interesar o resultar más atractiva una compra aplazada, ya sea por temas de impuestos, liquidez o préstamos”, comentan expertos en el sector.

Es por ello que este tipo de contrato ha ganado impulso en los últimos años, ya que tiene más ventajas que inconvenientes.

Y es que, ciertamente, la manera en que funciona un contrato de alquiler con opción a compra representa múltiples beneficios tanto para los inquilinos como para los propietarios.

El alquiler con opción de compra permite algo muy importante: el tiempo. Durante ese periodo se da un margen para reflexionar antes de tomar la decisión definitiva de si realmente se puede dar el paso e invertir en un nuevo hogar. Es decir, no solo tomar en cuenta la oportunidad de una casa en alquiler con derecho a compra en sí, sino también tener muy presente el barrio y a veces hasta la ciudad.

¿Cómo funciona un alquiler con opción a compra?

En líneas generales el arrendamiento con opción a compra funciona como cualquier otro contrato de alquiler, con la diferencia de que se establece una opción de compra al inquilino dentro de las cláusulas del documento.

Desde el comienzo, todo queda estipulado dentro de un contrato de alquiler con opción a compra ante un notario, en donde se definan todos los aspectos y gastos tales como:

  • Prima inicial.
  • Importe del pago del alquiler.
  • Precio de la vivienda.
  • Plazos para el pago.
  • Modelo de contrato de alquiler opción a compra.

Según expertos, un contrato de alquiler con opción a compra debería tener estas características:

  • Precio de venta acordado de la vivienda, incluyendo los impuestos al vender una casa.
  • Condiciones de pago acordadas entre las dos partes. Esto incluye: cuánto se paga de entrada (que puede variar del 10 al 30% del valor).
  • Tiempo máximo acordado para la compra. Si pasada la fecha la venta no se realiza, se perdería la opción a compra.
  • Si el trámite es entre particulares, se tiene que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

Lo aconsejable, siempre, es estudiar correctamente las condiciones pactadas para asegurar bien las dos partes. Ambos interesados deben hablar con sus abogados o gestores para analizar bien la propuesta.

Cada contrato puede ser diferente, no hay un modelo igual para todos, ya que cada propietario o inquilino tendrán un contexto diferente y necesitará una propuesta que se adapte a sus necesidades.

Los pros y contras del contrato de contrato de alquiler con opción a compra

Empezamos por las ventajas del contrato de alquiler con opción a compra. Este tipo de transacción tiene oportunidades financieras para ambas partes:

Para inquilinos:

  • Para muchas personas se traduce en una forma de ahorro.
  • Puedes tener una vivienda pagando una cantidad fija durante un tiempo, sin intereses.
  • A partir de un punto con el pago mensual del alquiler, estás abonando parte del capital de lo que será de tu propiedad.
  • Si el precio del inmueble aumenta con el paso del tiempo, no perjudica al inquilino-comprador porque el precio está congelado.
  • Se asegura que el inmueble no pueda ser vendido a terceros.

Para propietarios:

  • Pueden obtener un rendimiento financiero más rápido, y no esperar los plazos de tiempo comunes en una compra (que serían de 6 meses a 1 año).
  • Obtiene beneficios fiscales por alquiler.
  • Si la compra del inmueble no se lleva a cabo, no se tiene que hacer la devolución de la prima que el inquilino ha abonado previamente.

Por otra parte, entre los principales inconvenientes para ambas partes, es que para este tipo de contratos no existe una ley por la cual regirse. Por ello, se toma en cuenta lo que estipule el Código Civil y la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Para inquilinos:

  • Si finalmente no se quiere comprar la propiedad, se perderá la prima inicial.
  • Podría estar pagando un alquiler más elevado por tratarse de pisos alquiler con opción a compra particulares.

Para propietarios:

  • Esta opción no asegura al 100% la venta de su propiedad. De no llegarse a concretar, la atrasaría.
  • Una posible venta a terceros tampoco es posible si hablamos de viviendas de alquiler con opción a compra.
  • Si el precio del inmueble sube, no se podrá renegociar.
  • No recibe la totalidad por la venta de una sola vez sino en partes.

Entonces, ¿qué tener en cuenta con este tipo de contratos?

Entre otros datos sobre este documento, destacamos los siguiente:

  • Pueden durar hasta 5 años (el plazo máximo marcado por la LAU).
  • La compra de la vivienda antes de la caducidad del contrato de alquiler es posible por parte de los inquilinos.
  • Durante el periodo del contrato, el propietario no puede realizar la venta del inmueble a un tercero.
  • El IBI lo ha de pagar el propietario durante el tiempo del contrato de alquiler.

Y, en definitiva, esperamos que estas claves hayan sido de mucha utilidad para ayudarte a tomar una decisión y ver si este tipo de contratos es la mejor opción para ti.

Leave a Comment

You may also like